jueves, 29 de octubre de 2009

Así hablaba Fecal y Brozo nos lo recuerda.

La historia es la memoria del hombre y en éste caso todos debemos recordarla.
video

Los directivos de LyFC, los verdaderos privilegiados. Las tarifas eléctricas podrían elevarse en 300 por ciento.

Después de años de inculpar ante la opinión pública a los trabajadores sindicalizados de la debacle de Luz y Fuerza del Centro, empresa recientemente extinguida desde Los Pinos, ahora nos enteramos que al menos 31 ex directivos de la empresa, con antigüedades menores a los 11 años e incluso con sanciones de inhabilitación administrativa, gozan de altas pensiones sin que el gobierno federal tome medidas ni remotamente parecidas al despido de los 45 mil electricistas, o en su momento los cuestionamientos contra los jubilados del IMSS. Es el caso del ex subdirector de Recursos Humanos de LyFC, Raúl Rufino Serrano Sierra, quien después de 11.6 años de trabajar en la empresa se jubiló en septiembre de 2007 y recibe 149 mil 245 pesos, 100 mil pesos por encima de su salario. De acuerdo a información del periódico La Jornada, el ex contralor interno, Manuel López Téllez, con sólo 9 años de labor, le fue asignada una jubilación por 120 mil 501 pesos. El ex direcctor general de LyFC, Luis Antonio de Pablo, cuyo paso por la descentralizada apenas fue de 4.7 años, recibe mensualmente 103 mil 923 pesos. Con datos obtenidos del IFAI, el ex subdirector de Finanzas, sancionado por un año por violación de procedimientos de contratación, percibe 49 mil pesos no obstante haber trabajado solamente 6 años en LyFC. Éstos sí, privilegios en toda la extensión de la palabra, se extendieron a los asesores y secretarias de quienes en su momento administraron la compañía y se beneficiaron de ella. Las pensiones a éstos varían entre 63 mil, 57 mil, 37 mil, por mencionar algunos casos. Por su parte, el SME presentó ayer un amparo colectivo en contra del decreto de extinción en el Palacio de Justicia Federal. Al respecto, los abogados Raúl Carrancá y Rivas e Ignacio Burgóa Llanos, elaboraron un proyecto de controversia constitucional contra el decreto suscrito desde Los Pinos. Los trabajadores que han elegido cobrar su liquidación también enfrentan un viacrucis para su obtención, malos tratos y el descuento de hasta 30% de lo que les corresponde por derecho. La cereza del pastel podría ser el incremento hasta del 300 por ciento en el cobro de la energía eléctrica domiciliaria toda vez que no se están tomando las lecturas de los medidores puntualmente, por el contrario "están dejando la acumulación de kilovatios y una vez se rebasen 250 kilovatios-hora la luz va ser cobrada al triple", advirtió a su vez el dirigente del SME, Martín Esparza. Las maniobras del gobierno federal para favorecer a los grandes empresarios nacionales y extranjeros le están costando demasiado al pueblo mexicano.